Los universitarios que improvisan su desayuno están peor alimentados

0
86
Y las chicas cuidan más su nutrición en Euskadi. Ser estudiante es duro. Levantarse tarde, ir a la facultad, estar famélico y allí comer cualquier cosa que palie el hambre. Esto no es nada bueno para la salud. La antropóloga y profesora de Enfermería Amaia Irazusta ha analizado en su tesis defendida en la UPV los errores de alimentación que cometen los universitarios.

En su trabajo ha entrevistado a 400 estudiantes vascos de 18 a 25 años. Ha comprobado que quien improvisa su almuerzo en el campus está peor alimentado. «Abusan de los alimentos de las máquinas vending con sus bollos, snacks…», lamenta Irazusta. Tienen muchas grasas, «que provocan obesidad y problemas a largo plazo. Por ejemplo, el exceso de grasa es un factor de riesgo para tener cáncer de mama», advierte. Otra cosa distinta son los comedores universitarios. Éstos sí dan menús saludables.

Las chicas comen mejor. Incorporan más fruta y verdura a su dieta. Pero ojo: eso de solventar la comida con una ensaladita no es correcto. «Es poco energético, y contraproducente si luego se picotea durante toda la tarde», avisa la autora de la tesis.

Y dos mitos derribados en el estudio. Primero: los que viven en pisos compartidos no comen peor que quien vive con sus padres. Y segundo: comer un bocadillo casero es sano. «Otra cosa es la pereza de preparárselo», bromea.

¿Cómo mejorar la salud?

A. Irazusta. Antropóloga, enfermera y doctora por la UPV.

«Cambia el bollo por fruta»

«Hay una forma fácil de mejorar en gran medida la salud: sustituyendo las meriendas en las máquinas del vending por una fruta o frutos secos», explica Amaia Irazusta. Así, baja el sobrepeso y mejora el estado de forma de los universitarios. Y por cierto: lo que ha quedado atrás son las cañas en el campus. «Hoy día, a nadie o prácticamente a nadie se le ocurre tomar vinos o cerveza cuando está en la Universidad».

Fuente: 20minutos