La Ley Antitabaco provocará una caída del 10% en el beneficio de los hosteleros en 2010

0
77

Las primeras críticas a la prohibición del tabaco en los espacios públicos cerrados no han tardado en llegar. La Federación Española de Hostelería (FEHR ha sido una de las primeras en valorar negativamente la iniciativa del Gobierno, que según sus cálculos, podría causar una caída adicional del 10% en el beneficio de los hosteleros en 2010.

Para la FEHR, el endurecimiento de la Ley Antitabaco es una medida «dramática»que «dará la puntilla» a los establecimientos medianos y pequeños que logren sobrevivir a la crisis. José Luis Guerra, presidente de la federación, ha explicado hoy que la difícil situación financiera global ya le ha costado al sector hostelero pérdidas del 20%.

Si a esto se le suma el impacto que supondrá para el negocio la prohibición de fumar en lugares públicos, en 2010 los hosteleros registrarán una caída adicional en su beneficio del 10%.

«El endurecimiento de la Ley Antitabaco nos preocupa profundamente, porque la hostelería está pasando por una grave crisis, miles de empresas familiares han sufrido caídas del 20% y esta prohibición dramática sumará una caída adicional del 10% que dará la ‘puntilla’ al sector», ha señalado Guerra.

No recuperarán la inversión para habilitar espacios libres de humo
Al impacto negativo que supondrá el no poder fumar en los bares y restaurantes, se suma la imposibilidad de los hosteleros con locales de más de 100 de recuperar la inversión que realizaron para habilitar zonas de no fumadores en base a la actual normativa.

El presidente de la FEHR estima que de los 70.000 locales con superficie superior a 100 metros que hay en España, entre 40.000 y 50.000 hicieron reformas para que sus clientes pudieran fumar. Las obras tuvieron un coste medio por establecimiento de 20.000 euros.

Según Guerra, «en conjunto, los empresarios del sector se gastaron entre 800 y 1.000 millones de euros en ajustar sus locales a la actual normativa, pero el Ministerio de Sanidad no les va a indemnizar».

En cuanto a la posibilidad de que Sanidad permita seguir vendiendo tabaco en bares, Guerra asegura que a los hosteleros eso «no les interesa nada» ya que las máquinas expendedoras «no son un negocio para el sector, pues para conseguir unos 150 euros hay que vender unas 1.000 cajetillas, que no se venden ni en un mes».

Fuente: expansion.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here