Azkoyen vende su división de café a Leche Pascual

0
94

La empresa navarra Azkoyen, fabricantes de máquinas expendedoras, ha decidido desprenderse de su división de hostelería, donde está incluido el negocio del café. Vende esta división al Grupo Leche Pascual, por un valor de 33 millones de euros, tal como se recoge en la notificación a la hecha ayer por la empresa a la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

En la comunicación al organismo regulador se informa de que el consejo de administración de Azkoyen ha aceptado la oferta vinculante presentado por Leche Pascual para la adquisición total de esa filial. El contrato de compraventa, según informa el comunicado a la CNMV, se formalizará en los próximos días. La división cuenta con 197 empleados repartidos en 21 delegaciones comerciales. En 2009, la facturación del café alcanzó los 30 millones de euros y cuenta con 10.000 clientes.

La división de hostelería tiene como negocio fundamental el tostadero de Cafè Mocay, ubicado en el Noáin, e incluye también máquinas de café. Azkoyen comenzó la producción industrial y venta de café en 1996.

Según informó el Grupo Leche Pascual en un comunicado de prensa, Cafè Mocay lidera el canal Horeca (hotelería, restauración y cafés) con una cuota del 5%. Con esta adquisición, Leche Pascual «refuerza su negocio de distribución de hostelería, en donde cuenta con alrededor de 75.000 clientes directos» .

Azkoyen, con sede en Peralta, se dedica a la fabricación y comercialización de máquinas expendedoras o de venta automática. Además está especializada en el desarrollo e implantación de sistemas de pago y selectores de monedas para sectores de vending, telefonía pública, máquinas recreativas y otros (cibercafés, aparcamientos, boleras…).

En el primer trimestre de este año perdió 1,94 millones de euros, debido a la caída de la actividad industrial y económica, que ha repercutido a todas las áreas, excepto a la del café. La facturación del total de los tres primeros meses cayó el 17,2%, hasta los 36,8 millones de euros. Mientras que las divisiones de máquinas expendedoras, de medios de pago electrónicos y de sistemas de seguridad se vieron afectados por la reducción de ventas, la división de café y consumibles aumentó sus ventas el 2,7% en los tres primeros meses hasta llegar a los 7,7 millones de euros. Cuenta con 1.054 trabajores.